Aloe arborens

Propiedades:
Anticancerígeno, afecciones del sistema inmunitario (VIH, cáncer, leucemias) regenerador celular, digestiva (gastritis, úlceras, máximo 0,5 gr por día) colagogo (activa la evacuación de la bilis hacia el duodeno, máximo 0,5 gr por día) laxante, purgante (máximo 0,5 gr por día) antiinflamatorio, emoliente. Uso externo; antiséptico, bactericida, balsámico, cicatrizante, antiinflamatoria, hidratante, fungicida.

Contraindicaciones:
No administrar en el embarazo, lactancia ni en niños menores de 2 años. No tomar en hemorragias intestinales-genitales, diarreas severas, durante la menstruación, alteraciones electrolíticas de origen renal, cólicos gastrointestinales, dolor abdominal de origen desconocido, abdomen agudo, obstrucción de lis vías biliares, hemorroides (tópicamente sí) cistitis, prostatitis, enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa, síndrome del intestino irritable, insuficiencia cardíaca o renal. Su uso continuado es incompatible con los heterósidos cardiotónicos, corticosteroides, extractos de regaliz o salurètics.

Usos:
Utilizar hojas de una planta de más de tres años. Pelarla y limpiarla bien, tomar máximo 0,5 gr al día. Para sacar el yodo, cortar un trozo de hoja y dejarla 5 minutos en agua, cambiarla 5 veces.

Cultivo:
Planta tropical no aguanta las heladas, puede aguantar hasta -5 º C si la planta ha estado todo el año en el exterior, se adapta a todo tipo de suelo y necesita poca agua. Se reproduce por esqueje, salen hijos debajo de la Aloe madre, se arranca con el máximo de raíz y se trasplanta. Perenne.